jueves, 25 de abril de 2013

relatos de Historia actual de la letrinoamérica católica degenerada



lo de los vividores folladores populistas es endémismo paraguayo, clericones no iban a ser menos (impune SENATOR)


Hace ya no se cuentos años anduve por Brasilia (capital del Brasil) a donde acudí a entrevistarme con Alfredo Stroessner en el exilio desde 1989. Tras perder el poder en un golpe de estado dado por su consuegro, el general Andrés Rodríguez, (quién asesinó a más personas en una noche que Stroessner en 35 años de dictadura), pretendía el dictador que escribiera una biografía sobre su vida. Y que la titulara «Yo el Supremo II», emulando a Augusto Roa Bastos.
Entre otras muchas cosas, me contó que tenía un funcionario para que le amoldara los zapatos a sus pies y no sufrir callos ni raspaduras, otro para que probara los alimentos y no le envenenaran. Que estaba casado con una maestra de escuela que parecía una campesina, Eligia Mora, ya que una de sus costumbres era andar descalza por el palacio porque nunca se había acomodado a la vida social. Se vanagloriaba igualmente de haber apoyado no menos de seis golpes de estado de otros tantos generales que le precedieron en el poder. Y de haber tomado las medidas necesarias rompiendo el Partido Colorado para que eso no le ocurriera a él cuando sus conmilitones le eligieron para regir los destinos del país.
Su gran desgracia había sido su hijo mayor, Gustavo, al que nombró jefe de las fuerzas armadas del país y al que llamaban la coronela, hasta que su consuegro le liberó de tan pesada carga. «De mi segundo hijo Freddy (Hugo Alfredo), casado con Myrtha, la hija del general Rodríguez, siempre estuve orgulloso. Aunque se suicidara en 1993 al no poder soportar a su suegro y lo que me había hecho a mi. Pero Gustavo no me ha dado nada más que disgustos. ¡No sabe usted lo duro que es tener un hijo marica!, me contó.


la sectona pepera no tiene luces, Dios no se las dió; la Espe enloquece celular.
Otra de sus excentricidades era que financiaba de su propio bolsillo un colegio de niñas, educadas por religiosas, donde ostentaba el privilegio de desflorar a las jóvenes más atractivas.
- ¿Usted pretende que yo cuente eso?


- ¿Y por qué no? Las niñas de aquel colegio al menos podían comer decentemente.


- Hombre, pero eso de ejercer el derecho de pernada, como en la Edad Media.


-Pero, ¿de qué derecho de pernada me habla? Si yo tuve siempre todas las mujeres que quise. Y sin forzar a ninguna. En las recepciones, en los desfiles militares,
por todos los lugares por los que transitaba se presentaban a mis ayudantes madres ofreciéndome a sus hijas doncellas para que las desvirgara.


- No pretenderá que me lo crea…


- No pretendo nada. Prefiero que vaya usted a Paraguay, pregunte y lo compruebe. Es más, le dirán que las mujeres que me cogía siempre las dejé bien colocadas. Las casaba con mis ministros.


- Entonces, ¿pretende usted decirme que es casi como una especie de padre de la patria?


- Exacto. En cierta manera soy el padre de la patria… La mayoría de las personas que están en el poder son parientes míos. O lo serán porque se casarán con mis descendientes.
También me habló del embajador de España en Paraguay, Ernesto Giménez Caballero, un falangista que le escribía sus discursos cargados de pasión, ardor y patriotismo barato. Y me hizo una confesión. «Cuando se fue de Paraguay hable con Manuel Aznar Zubigaray, el abuelo de Aznar, para que le sustituyera. Y aunque el caudillo estaba dispuesto a nombrarle embajador, no quiso venir aquí».


COJONUDA MERDA ABORTISTA QUE LE ENDILGARON A LA CATOLICADA infocaótica y cía cigo rouquetes

De vuelta a España, tras aquella alucinante entrevista, unos meses apenas antes de la muerte del dictador, sentí asco y repugnancia hacia un cierto tipo de políticos. Las mismas náuseas las experimenté cuando Planeta me encargó que hiciera una biografía sobre José María Aznar, el tiranosaurio del PP.
En los 9 meses que estuve trabajando en el proyecto, jamás vi tantos signos seguidos de la degradación humana, del servilismo; de la bajeza y de la falta de dignidad ante el poder. Fue tal mi asco que si esa fuera única manifestación de la condición humana ahora mismo renunciaría a considerarme persona.
El terror que inspiraba Aznar entre sus más directos colaboradores era similar a la admiración que experimentaba ante las bases del PP. El miedo era tal que ni uno sólo de sus empleados de confianza era capaz de hablar por sí mismo y expresar libremente sus opiniones (salvo Rodrigo Rato y Josep Piqué) sin consultar previamente con La Moncloa. La adulación, el vasallaje y la bajeza llegaban hasta tal punto que en un momento dado, con el fin de poder avanzar, convencí a Ángel Acebes, coordinador general entonces del PP, de que fuera él quien otorgara los «permisos».


ya el populacho se hartó y pide cuentas en las casas de los chorizos politicos SPAIN

La peor imagen de todas la guardo, como no podría ser de otra manera, de Mariano Rajoy Brey. Tras preguntarme mil veces qué habían dicho los demás, empezó a hablarme de Aznar colocándolo en un pedestal tan alto que ninguno de los dioses del Olimpo le hubiera ganado en sabiduría, don de gentes, capacidad de trabajo y poderío.
Lo más deleznable de lo que recuerdo fue que cuando concluí la entrevista el sujeto, que casi no me conocía de nada, se empeño en convencerme de que le hablara bien de él a Aznar, como si yo tuviera algún tipo de ascendencia sobre un tipo osco, maleducado, hijo ilegítimo de la soberbia, la ambición, la vanidad, la ramplonería, la gula (frente a lo que yo mismo he escrito) y la imbecilidad todas ellas escondidas tras el bigote de un tipo que en Estados Unidos pasaría por un enano musculoso, pero enano no sé si incluso mental.
Tras aquella propuesta inaudita, sentí tal vergüenza ajena que obviamente me olvidé del asunto. Pero jamás he podido sobreponerme a la sensación de que estuve ante un tipo indeciso (que necesitaba que alguien permanentemente lo valorara ante sus superiores), frustrado, trepa, apocado, retraído, con pavor a que no se le tuviera en cuenta, y al mismo tiempo ambicioso y vanidoso de sí mismo hasta límites que rayan la soberbia y el endiosamiento.


una de las nuevas ministras del Ilegitimo Maduro agentón del G2
¿A cuento de qué coño les estoy contando yo todo esto?… Ah, si, entienden ustedes ahora por qué el tipo del bigote se va de gorra a jugar al golf en el Club de Campo Villa de Madrid. Bueno, pues ahí quería llegar. El hecho de que ahora, cuando lo pillan in fraganti decida abonar en 24 horas los 12.000 euros que llevaba sin pagar dos años largos no les exonera en manera alguna del trinque, del choriceo más ramplón, ni restituye su honorabilidad, ni le libra de que alguien pueda decir de él que es un “tipo indecente”. Lo único que le diferencia de Stroessner es que no le dio por instalar un puticlub particular, como su amigo Silvio Berlusconi.
La izquierda española tendrá sus defectos, que los tiene, pero la derecha les gana por goleada. Todos ellos sin excepción se creen el centro del universo, que el mundo les pertenece y que los ciudadanos de a pie debemos rendirles vasallaje y pleitesía. Aunque el único mérito que hayan hecho para ganarlo es rodearse de pelotas, de individuos sin criterio, melifluos, serviles; de aduladores, dispuestos a aplaudir siempre sus simplezas y sus imbecilidades.
¡Y luego hay quien dice que la culpa de lo que nos ocurre es de Ángela Merkel! POR JOSE DIAZ HERRERA


Presidente de Paraguay: la muerte de Hugo Chávez es un
NUEVO PRESIDENTON PARAGUAYO, parece serio: "La muerte de Chávez es un milagro"

3 comentarios:

  1. Pero Rajoy y sus secuaces no sólo se limitan a arruinar a los españoles para varias generaciones: están destruyendo España a escondidas, todo un compendio de la vileza y la insania. El ministro de Exteriores, un indigno que se bajó los pantalones ante Maduro con el asombro de EEUU y la UE, comete la infamia de reunirse en secreto con el conseller de la Generalitat Homs para tratar de la creación de un cuerpo diplomático que represente a Cataluña en el exterior con nuestro dinero, mientras cierran las embajadas de España por falta de medios y tienen tirados por los pasillos a muchos de nuestros mejores diplomáticos. Peor aún, Homs ya está preparando que a partir del verano empresas, particulares y ayuntamientos catalanes paguen los tributos al Ejecutivo autonómico y no al Estado, lo que de permitirse sería una deslealtad institucional equivalente a traición. La cobardía de la Casa Real y de Rajoy están conduciendo a la aniquilación de todo sentimiento nacional en España.

    Entre la intervención de las Fuerzas Armadas, obligadas constitucionalmente a la defensa de la unidad de nuestra única patria, España, y la vil rendición de las instituciones políticas incluida la Corona ante el desafío separatista de cuatro arribistas tan corruptos como indocumentados, se abre el camino de la valentía civil, incluso de la rebelión ciudadana, con arreglo a la Constitución y las leyes, como camino de salvación distinto del último recurso. El Rey y Rajoy están recorriendo los últimos tramos del camino, cuya meta es la aniquilación de España como entidad geográfica, histórica, cultural y política, ante la impasibilidad absoluta de toda la clase dirigente. Como dice mi maestro Antonio García Trevijano, “apartar a estos indeseables políticos, incluido el Rey, de la esfera del poder estatal ya no es sólo una obligación política de todo ciudadano, sino deber moral que incumbe a toda conciencia honesta”. POR ROBERTO CENTENO EN ALERTADIGITAL

    ResponderEliminar
  2. A mi Aznar es el primer político que me hizo sentir lo que se llama vergüenza ajena y fue cuando al volver extasiado del rancho de Bush se puso a hablar como si fuera un texano hablando español, de verdad que ahí me pregunté como un tipo asi podía haber llegado a presidente, después me di cuenta de que son muchos los tipos asi que llegan lejos, cosa que aun no comprendo, Un tipo que en medio de la situación mas dramática es incapaz de disimular un sonrisa socarrona, un tipo que ha llegado a llamar a los asesinos etarras como integrantes de un movimiento vasco de liberación, el elogio mas grande que han tenido estos criminales. CITRICO EN FORO AD

    ResponderEliminar
  3. Carece de autoridad moral. Y, con el paso del tiempo, la mitología aznarista sólo permanece en un sector muy hooligan de votantes del PP, mientras se ha hecho evidente todo lo que de mentira cortoplacista tuvo el aznarato. Hay cuestiones claves como su entreguismo antipatriótico a Pujol que ha complicado mucho las cosas en Cataluña o la islamización de España que se produjo en su segunda legislatura, pero es que el ‘milagro español’ fue un espejismo y una trampa. Aznar no modificó el sistema sino que lo intensificó y lo empeoró; vendió patrimonio sin reducir el gasto sino aumentándolo; sobrevino inducida la burbuja inmobiliaria y se labró la corrupción y el hundimiento de las cajas. Las privatizaciones se hicieron malvendiendo, a precio de saldo, a los amigos de Rato. Su segunda legislatura fue un sesteo patético sacrificada a su megalomanía de mediocre propenso a los amargos encantos de la adulación, dedicada a su proyección personal. POR ENRIQUE DE DIEGO EN AD

    ResponderEliminar