jueves, 1 de enero de 2015

Guinea Ecuatorial española HOY, o el sueño de unos pocos PETROLEROS, NEOYORQUINOS Y FERRARISTAS con sangre negra





Por fin visitamos Guinea Ecuatorial. Hace muchos años que deseábamos ir al Africa subsahariana. Este continente olvidado por muchos siempre ha ejercido sobre mí una fascinación especial y por fin se presentaba la ocasión de hacer el viaje y precisamente a Guinea, donde nos llamaba un sacerdote amigo. Visitar Guinea tenía además a su favor el idioma y las ganas de comprobar sobre el terreno si lo leido y contado sobre ese país por varios amigos guineanos podia ser confirmado por nosotros, no porque dudarámos de ellos sin o para tener nuestra propia visión.

Es un precioso país con un clima caluroso, muy verde, lleno de vegetación. Donde podrían cultivarse una gran variedad de alimentos, todos los necesarios para que su población (se supone que no llega al millón de habitantes, porque no hay censo), tuviera todo lo necesario para su sustento. En tiempos de la colonia española, de Guinea se sacaba unos de los mejor cacaos del mundo, habiendo enormes plantaciones que se echaron a perder con la descolonización.

La independencia de 1968 no mejoró la situacion de su escasa población, aunque sí al de la parte de la misma que accedió al poder. Al frente del país quedó Francisco Macías Nguema, que sería derrocado por Teodoro Obiang su sobrino, tras el golpe de estado del 3 de Agosto de 1979. Es después de la llegada del mismo cuando se inicia una nueva etapa en el país a causa del descrubrimiento de su mayor riqueza actual, el petroleo.






El oro negro podría haber sido motivo de alegría para todos los guineanos, pero el pueblo, en su inmensa mayoria, vive como si el petroleo no existiera. Y, lo que es peor, fuera de las riquezas que el petroleo supone para unos pocos, todo lo demás que podría suponer mano de obra y puestos de trabajo (agricultura, industria, servicios) ha desaparecido. Guinea importa todo: el jabón, las galletas, la leche (de la marca Pascual!).

La tasa de paro es inmensa, incontable e incontado, pero para entenderlo basta ver a multitud de jovenes en edad de trabajar sentados en el suelo con la espalda apoyada en la pared todo el dia, sin nada que hacer, sin sentirse necesarios para nada ni poder llevar a sus casas lo necesario para vivir. Uno no puede dejar de preguntarse qué pensarán de sí mismos personas de 20 años que no pueden decidir nada sobre sus vidas ni saber lo que será de ellos. Que te miren con mala cara es lo menos malo que pueden hacer.

Ver a los niños corriendo entre aguas putrefactas, en calzoncillos de no se sabe qué color, descalzos y danzando de un lado para otro con un aro de metal, resto de cualquier cosa, al que han añadido un hierro y que va dando vueltas delante de ellos por el barro. recuerda a la España de los años cuarenta. No tienen un buen presente, pero tampoco tienen un buen futuro.


Y PRESUMIENDO DE LIDERETE DE LA UNION AFRICANA




Al lado, a metros de esos lugares , se ha construido, Obiang ha construido, todo lo hace Obiang, no el país, el pais es Obiang y a él le pertenece todo ( hay pintadas en la pared que rezan: "La riqueza es de todos, no de una familia" ), un inmenso y bonito paseo marítimo, el más grande que yo he visto, en comparación con la pobre capital, Bata, a cuyos pies se encuentra. Ese paseo está vacio por que lo que llenaría un paseo maritimo tan bello como ese serían lugares a los que la gente acudiría para algun fin: tiendas, cafeterias... Pero para eso tendría que haber guineanos que tuvieran trabajo, salario y posibilidad de comprar. Incluso podría haber personas mayores leyendo el periódico, pero para eso tendría que haber periodicos, pero en Guinea sencillamente no hay diarios.

Para entrar en el pais hay que tener un visado dificil y muy caro de conseguir (unos 100 euros por persona). Allí conocimos a religiosas que tardan meses en obtener el permiso para ayudar a jovenes y ancianos, a unos en su educación y a otros en su alimentación de una vez al dia, la única que tienen.





Mi marido, a través de un sacerdote amigo, iba invitado por el obispo de Bata a dar algunas conferencias sobre ética y justicia a los jovenes de una Facultad universitaria recién creada por su inevitable propietario, Obiang, que la habia entregado para su gestión a la iglesia Católica, la cual por su parte la ha aceptado con todas las hipotecas y servidumbre pensables y con un sentido muy posibilista.

Antes de iniciarse el acto, en la sala de recepción de los ponentes, un personaje que habia ostentado el cargo de ministro de cultura comenzó a presumir de los periodicos guineanos. Resultó que los pretendidos periodicos eran un par de infames revistas en papel cuché que salían dos veces al año para dar cuenta de los actos sociales de las familias corruptas y aledañas al dictador, así como un par de televisiones del mismo jaez. Como no podía ser de otra manera, y dado el tema sobre el que mi marido tenía que hablar, allí se dijeron muchas cosas que no gustaron a nadie, ni siquiera al mismo comité que lo habia invitado a hablar, dado el miedo a las posibles represalias sobre ellos. Un miedo enorme a dar voz a lo que piensa el pueblo. A lo que piensa el pueblo que piensa.





No se puede decir la verdad, no se debe informar a la gente de lo que pasa, se prohibe enseñar más de lo necesario para sobrevivir de mala manera, el mundo exterior sencillamente no existe.

El célebre ex-ministro defendió borchornosamente por su parte en su paupérrima exposición que la labor de todo periodista es escribir sobre lo que el dueño del periodico quiera y en el sentido en que quiera. Con tal disposición respecto de la "Verdad" y de la "Libertad", aseguró además que toda la sociedad tienen lo que ella misma genera: si los guineanos quisieran otra cosa, lo harían y los periodistas lo contarían. Todo lo cual resulta más chusco dada la ausencia de prensa. Viva la libertad de prensa en el único pais del mundo en que ésta no existe!

Para un español que ha vivido el franquismo resulta estremecedor ver y oir lo que les estoy contando. Es demasiado terrible  constatar que esto sucede todavía hoy, y es demasiado autoflagelante culpar al pueblo guineano de sus miedo y  sus penurias. Sin embargo, ello no puede justificar ni que el dictador muriera en la cama, ni que el suyo pueda seguir quedándose con sus aberrantes riquezas, haciendo autopistas estupendas para los esbirros que tienen coches y dejando en la miseria social, cultural y personal a la mayor parte de su pueblo, que vive casi analfabeto en chabolas de madera en medio d orines y sin asomo de agua corrientes ni comida que llevarse a la boca en un pais superenriquecido por el petroleo donde algunos nadan en la opulencia.

Lo terrible es que quienes educan a sus jovenes tienen miedo y educan en el miedo. Y el miedo está justificado porque quienes no lo tienen acaban muy mal.





En Guinea hay un buen numero de españoles, religiosos y religiosas. La mayoría de los que conocimos llevan allí muchos años, algunos más de 30, dejandose la vida enseñando, atendiendo a mujeres, a niños y a educadores de religión en los pequeños pueblos apartados de las pocas pequeñas ciudades. Algunos de los mejores alumnos salen de Guinea para venir a estudiar a España. Y estudian, se preparan y vuelven con otras ideas y queriendo que su pais fuera de otro modo, haciéndoseles muy duro al principio tener que callar, no poder hablar con libertad...

Pero el regimen tiene reservados para ellos a su regreso puestos de relativa importancia porque están bien preparados y el entorno los vuelven a engullir, a acomodar y a hacer cómplices de tan feroz dictadura. Y cuando de regreso visitan a sus antiguos educadores no solo no les conmiseran, sino que ya no hacen  nada por ayudar a sus propios compatriotas que les necesitaría. Suficiente tienen con mantenerse conformando la nueva pequeña clase media y alta que se está creando en el país!

Africa es un continente que malvive y del que se han extraido enormes riquezas. Muchos gobiernos son corruptos y se venden al nuevo colonialismo sin rubor. No se puede permitir que el latrocinio continúe, aunque sea con la connivencia de algunos africanos. No es aceptable que los paises del primer mundo sigan robando como lo hacen y luego pretendan dar lecciones de democracia a países del Sur. Sin la complicidad del Norte, Africa podría tener posibilidades de recuperarse. Protegiendo e incluso apoyando a los dictadores.

POR ESTHER DIAZ en rev. Acontecimiento n º 110 del Instº E. Mounier 








Incautados once super

deportivos a Obiang Nguema

      Los ciudadanos que paseaban, el pasado miércoles 28 de septiembre, por las cercanías del Arco de Triunfo parisino no daban crédito a lo que veían: unas grúas de la policía cargando una increíble colección de los más impresionantes superdeportivos del mercado

      Se presentaron con varias grúas en el número 42 de la Avenue Foch parisina, en las cercanías del conocido Arco del Triunfo. Esta es la dirección donde reside la familia del dictador Teodoro Obiang Nguema, presidente de Guinea Ecuatorial.

Incautacion Superdeportivos 02 300x199 Incautados once superdeportivos a Obiang Nguema


      Sistemáticamente y ante la atónita mirada de los transeúntes, varios operarios y policías procedieron a ir cargando en las grúas una fantástica colección de los más impresionantes superdeportivos que una inmensa fortuna (como la que se le atribuye al dictador guineano y su familia) puede comprar.
Uno tras otro, “dos” Bugatti Veyron, un Maserati MC12, un Porsche Carrera GT, un Ferrari Enzo, un Ferrari 599 GTO, un Aston Martin V8 V600 LM y un Rolls-Royce Phantom Drophead Coupé fueron encontrando acomodo en los vehículos de transporte con destino a los depósitos del Departamento de Justicia. El valor total supera ampliamente la cifra de ¡¡5 millones de euros!!

      Teodoro Obiang Nguema es actualmente el líder que más tiempo lleva ocupando su cargo en el continente africano y, además, es el presidente de la Unión Africana. En noviembre del año 2010, el Tribunal Supremo de Francia nombró un juez de instrucción y ordenó la apertura de una investigación judicial, en la que se afirma que el Presidente ha utilizado fondos del Estado guineano para comprar propiedades privadas en Francia.

EN NOTICIAS.COCHES.COM 










Obvia el supuesto 'juego sucio' de los chinos

Repsol afirma que salió de Guinea 

Ecuatorial 'por razones puramente

 económicas'

Las autoridades chinas están ayudando a Gabriel Mbega Obiang a blanquear dinero procedente de comisiones de petroleras











Teodorín, un delfín adicto al lujo

  • El previsible sucesor de Teodoro Obiang es un adicto al lujo que colecciona deportivos, obras de arte y mansiones, aunque nadie ha sabido dar una pista sobre su aptitudes para dirigir el país. 
  • Obiang padece una grave enfermedad que podría ser cáncer de próstata y en Guinea es un secreto a voces que se trata en clínicas europeas y que pronto tendrá que delegar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario